Drama·Teatro

El pequeño poni.- Paco Bezerra

El pequeño poni
Paco Bezerra

Ediciones Antígona.- Madrid, 2018

Edición bilingüe español e inglés.

La lectura de teatro, cuando la obra está tan bien escrita como “El pequeño poni”, resulta asequible para cualquier público enamorado de la lectura, que para aquellos que la lectura es poco menos que un aburrimiento están de sobra las obras de teatro, las novelas o la poesía.

Del dramaturgo Paco Bezerra ya tuve ocasión de comprobar su extraordinaria manera de enfrentar el hecho teatral aplaudiendo la representación de “La escuela de la desobediencia”, basada en la obra francesa “L’ecole de filles”, con una soberbia interpretación de las actrices María Adánez y Cristina Marcos. El tono poético de aquella pieza que se mueve por los entresijos del erotismo y la reivindicación de la mujer y su sexualidad, hace acto de presencia en esta otra obra en la que pone sobre las tablas lo que significa el acoso escolar. Sin delirios dramáticos, sin exageraciones, sin aspavientos, coloca en el centro del asunto dramático la realidad de un niño diferente a través de las reacciones de los padres y sus actitudes y miedos para concluir que todos tienen parte de responsabilidad en el sufrimiento de un niño, los otros niños acosadores, la institución escolar y  la familia. La ayuda tiene que llegar de todas estas partes implicadas y exige mayor amplitud de miras, aceptación de la diversidad y respeto de la dignidad de la persona.

En un lenguaje sencillo, coloquial y directo, nos va envolviendo el autor en la atmósfera de violencia que sufre la víctima y nos conduce hacia un final en el que se adivina la solución. El cambio, no sin sufrimiento, de la actitud de los progenitores, la denuncia de las instituciones escolares que evitan u ocultan el problema sin hacerle frente, y la intervención clínica del caso, harán posible abrir una vía de esperanza y reivindicación de la víctima. Todo ello ocurre sin que el niño acosado haga aparición en la escena si no es a través de un cuadro en la pared sobre el que se va representando la evolución de sus sentimientos a medida que avanzan los acontecimientos.

Se agradece la calidez envolvente de las escenas, el tratamiento de los desencuentros y frustraciones que van aflorando en los personajes y esa perspectiva poética desde la que mira y expone el grave problema de la violencia y acoso escolar.

Lo dicho, leer siempre nos reconforta, leer teatro nos lleva a imaginar los escenarios a través de los diálogos y los silencios, y eso, que diferencia esta lectura de las demás, pone un punto más alto y gratificante  la calidad de la imaginación. Siempre aconsejable.

González Alonso

Un comentario sobre “El pequeño poni.- Paco Bezerra

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s